miércoles, 14 de mayo de 2008

Fatiga Crónica


Todos en algun momento de nuestras vidas, nos encontramos muy cansados y fatigados con ganas de dormir todo el día y no hacer nada, pero cuando esto es muy prolongado, puede deberse al Sindrome de Fatiga Crónica
Hay épocas del año en las que la sensación de cansancio es especialmente intensa, como puede ser al final de la primavera y comienzos del verano, cuando empieza a apretar el calor y las fuerzas flojean. Pero la fatiga crónica no se alivia con reposo, ni se soluciona tumbándose en la cama. Es más complicado de lo que parece. Suelen aparecer dolores de cabeza o tensiones musculares. Para saber que una persona sufre fatiga crónica, debe descarta otros síntomas de otras enfermedades que produzcan fatiga, como infecciones, depresión, diabetes o drogodependencia.

Hay una serie de criterios que se deben cumplir para tener fatiga crónica:

-Cansancio en cuerpo, ojos y a la hora de tener que hacer algo

- Malestar después de un esfuerzo.

- Trastornos del sueño: insomnio, dormir mal…

- Dolores musculares.

- Dolores articulares.

- Tener confusión, desorientación, fallos en la memoria, debilidad, …

- Duración de los síntomas al menos durante 6 meses.

Por todo ello, lo más complicado puede ser diferenciar el Síndrome de Fatiga Crónica, de una depresión, por ejemplo. Hay que tener en cuenta muchos factores, como el cansancio no ya sólo físico, sino también mental; además de la incapacidad para realizar cualquier actividad, por cotidiana que sea. Es una limitación importante que sufren los pacientes de fatiga crónica.

El Síndrome de Fatiga Crónica es una enfermedad complicada de diagnosticar. Pero una vez que se ha diagnosticado la enfermedad, no es fácil de tratar y no existe un tratamiento que la solucione. La solución pasa por reducir la actividad diaria del paciente. No queda otra, sólo bajar el ritmo.